Empacho en perros: causas, síntomas y prevención

Seguro que has descubierto alguna vez signos de indigestión ocasional en tu perro. Especialmente, si come tu misma comida en una ocasión especial. A veces prevenir el empacho en perros es difícil; pero, si ocurre, lo mejor es tener muy claro cómo actuar.

En este artículo te contamos todo lo relacionado con el empacho en perros. Es algo que pueden sufrir todos los perros alguna vez en su vida. Seguro que ya has comprobado que tu perro es un glotón y, a veces, parece un pozo sin fondo. El empacho en perros es común en aquellos animales que tienen un comportamiento ansioso, o también en aquellos que suelen comer la misma comida que las personas con las que conviven.

Te recordamos que lo mejor es que tu perro tenga una dieta específica para él que cubra todas sus necesidades nutricionales. De vez en cuando puedes darle un premio o snack, pero por lo general es mala idea alimentarlo con la misma comida que preparas para ti. Evitarlo es parte de la estrategia de prevención del empacho en perros, pero hay otros consejos a tener en cuenta. ¡Te los contamos!

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DEL EMPACHO EN PERROS?

Un empacho en perros no es más que una indigestión o digestión muy difícil. Este problema gastrointestinal está ocasionado, por norma general, por una ingesta exagerada de alimento. Pero también podría tener otras causas. Estas son algunas de ellas:

  • Darle al perro alimentos no aptos para perros o que directamente son indigestos para ellos.

  • Que el perro coma demasiado rápido y sin masticar.

  • Alteraciones gastrointestinales que dificultan la digestión.

  • Un comportamiento alimentario inadecuado debido al estrés y la ansiedad.

¿CÓMO SABER SI MI PERRO SUFRE UN EMPACHO?

Es importante señalar que los síntomas de un empacho en perros pueden ser bastante inespecíficos. Esto quiere decir que pueden ser los mismos síntomas que se presentan en otras enfermedades y, por tanto, pueden confundirse. 

Ahora bien, hay algunos signos que podrían hacernos sospechar seriamente de un empacho si aparecen justo después de que tu perro haya comido. Son estos:

  • El perro produce mucha saliva y tiene arcadas.

  • Se lame el hocico de forma continua.

  • Vomita y la comida está sin digerir o parcialmente digerida.

  • Tiene malestar y no presenta la actividad habitual.

  • El perro está inquieto y no deja de buscar una postura que le resulte cómoda.

Otras veces, además, podremos observar otros signos más tardíos:

  • Inapetencia y apatía.

  • Molestias y dolor abdominal.

  • Diarreas.

¿CÓMO ACTUAR EN CASO DE UN EMPACHO EN PERROS?

Si notas que tu perro tiene los síntomas descritos en este artículo y que las causas también se corresponden, entonces es probable que se trate de un empacho. Podrás estar seguro, especialmente, si tu perro vomita y la comida está sin digerir o muy poco digerida.

Si tu perro tiene un empacho debes saber que los síntomas no suelen ser muy graves. Además desaparecen más o menos rápido. Por lo tanto, si no hay otra causa subyacente —como una enfermedad— o consecuencias derivadas del empacho, tu perro se recuperará sin problemas.

Ahora bien, es importante que sepas cómo actuar. Por lo tanto, toma nota de lo que debes hacer en caso de que te enfrentes a un empacho en perros:

  • Retira la comida de tu perro y no le ofrezcas nada durante las próximas 12-24 horas. Si transcurrido ese tiempo el perro ya no vomita y tiene apetito, entonces puedes darle pequeñas cantidades de un alimento fácil de digerir, como ADVANCE Gastroenteric.

  • Si tu perro acepta bien el alimento, puedes ir incrementando de forma progresiva la porción. En el transcurso de dos o tres días puedes hacer el tránsito a su comida habitual, para que su sistema digestivo no sufra.

  • No llenes su recipiente de agua del todo. Ofrécele pequeñas porciones de agua varias veces al día. El objetivo es evitar que beba demasiada agua y acabe vomitando. Cuando haya recuperado su estado normal ya le puedes volver a llenar el recipiente.

Si después de 48 horas tu perro adulto sigue teniendo síntomas de empacho, lo mejor es acudir al veterinario. En el caso de los cachorros, no debes dejar pasar más de 24 horas. No lo dejes pasar, las consecuencias podrían ser preocupantes.

  • La deshidratación e hipoglucemia que se derivan de los vómitos y diarreas prolongadas pueden tener graves consecuencias en la salud del perro. Es especialmente preocupante en el caso de los cachorros y los perros ancianos.

  • Por otro lado, existen muchas causas por las que tu perro podría mostrar signos de empacho pero que en realidad no se deben a ello. Por ejemplo, una intoxicación, la ingesta de huesos, gastritis, úlceras gástricas, pancreatitits, parásitos gastrointestinales, intolerancias alimentarias, etc. Todas estas dolencias deben ser valoradas y tratadas lo más rápido posible.

  • Por último, si descubres otros síntomas alarmantes como vómitos o diarreas con sangre, distensión abdominal o alteraciones neurológicas como convulsiones, acude al veterinario con urgencia.

TRATAMIENTO PARA EL EMPACHO EN PERROS

Un tratamiento para el empacho se caracteriza por tratar la sintomatología. Por lo tanto, el tratamiento en sí dependerá de si tu perro tiene vómitos, diarrea, dolor abdominal, deshidratación, etc.

Por lo general, en la mayoría de los casos, el tratamiento consiste en restringir el alimento durante unas horas y luego reintroducirlo de forma progresiva. 

 

Otra opción es emplear algún remedio casero. Eso sí, cualquier remedio que le administremos a nuestro perro debe estar supervisado por el veterinario. Esto se debe a que algunos productos que las personas usan para el empacho pueden ser tóxicos, no efectivos o requerir una dosis diferente.

 

LO MEJOR PARA EVITAR EMPACHOS: LA PREVENCIÓN

Está claro que nadie quiere que su perro sufra un empacho. Por eso, lo mejor es prevenir. Para ello, te recomendamos seguir estos consejos:

 

  • Ofrécele a tu perro un alimento adecuado para él. Este debe ser equilibrado y cubrir las necesidades nutricionales en cada etapa de su vida. Por supuesto, debes ofrecérselo en la proporción adecuada.

  • Aunque resulta muy tentador, es mejor que no le des sobras a tu perro. Algunos de los alimentos que comes no son adecuados para perros e, incluso, pueden ser tóxicos para ellos.

  • Si observas que tu perro come con mucha ansiedad y traga muy rápido, puede que lo mejor sea racionar su comida en varias tomas al día. Si no puedes estar pendiente de darle las porciones, existen comederos que dispensan de forma automática el alimento.

  • Trata de que tu perro coma con calma y procúrale un lugar tranquilo y libre de estrés. Sobre todo, es importante que no tenga competencia con otros animales.

  • Evita que haga ejercicio intenso antes o después de la comida, ya que puede ser un factor de riesgo para las indigestiones y otras alteraciones digestivas que pueden ser más graves, como el síndrome de dilatación-torsión gástrica. Este síndrome es más usual en razas grandes.

Como ves, lo mejor que puedes hacer si observas signos de empacho en tu perro es consultarlo con el veterinario. No esperes a que se agraven los síntomas. En tu centro veterinario de confianza valorarán el estado de tu perro y te aconsejarán de la mejor forma.

Artículos que te
pueden interesar