Celos en los perros: ¿cómo tratarlos?

Aunque parezca extraño, los perros pueden percibir emociones, ya que son capaces de sentir emociones y transformarlas en sentimientos con el paso del tiempo.

A simple vista pareciera que este comportamiento no es grave, pero a futuro podría ocasionar algunos problemas caninos. Hoy en ADVANCE queremos que descubras el origen de los celos en los perros, así como los tipos, síntomas y cómo debes tratarlos para armonizar la convivencia. Si sientes que tu perro siente celos y no sabes qué hacer… ¡sigue leyendo!

¿QUÉ ORIGEN TIENEN LOS CELOS EN TU PERRO?

Usualmente las personas tienden a humanizar a los perros, asignándoles una personalidad de acuerdo con su raza, edad, comportamiento... Esto se debe a que se convierten en parte importante de la familia en donde conviven y se desarrollan.

En este sentido, los celos en los perros pueden surgir en cualquier momento, por ejemplo, con la llegada de un bebé a la familia o un nuevo cachorro. El perro no comprenderá la nueva situación y sentirá que su “manada” no le presta la total atención como solía hacerlo. Es decir, se sentirá amenazado e indefenso y podría actuar de manera cuestionable.

Cualquier raza puede llegar a sentir celos, principalmente las razas pequeñas, ya que su temperamento es el de marcar territorio, tanto en su espacio como en sus cuidadores. La llave secreta es saber educar a tu perro desde cachorro para evitar que se sienta de esa manera cuando alguien quiera integrarse a la familia, ya sea un bebé u otro compañero canino.

¿CUÁLES SON LOS TIPOS DE CELOS EN TU PERRO?

Es importante aclarar los tipos de celos que puede tener un perro, existen 2 de ellos:

  • Por dominio sexual en donde se presenta en los perros machos a causa de la competencia para aparearse con una hembra que se encuentre en celo. El celo en perros machos aparece una vez que alcanzan su madurez sexual.

  • Por falta de atención o por búsqueda de interés. Este comportamiento se puede presentar tanto en machos como en hembras y puede surgir por diversos motivos, por ejemplo:  

    • Integración de un nuevo perro o gato.
    • Llegada de un bebé u otro individuo a la familia.
    • Visitas frecuentes a casa de amigos u otros familiares.

¿CÓMO SON LOS SÍNTOMAS DE CELOS EN TU PERRO?

Son pocos estudios clínicos o psicológicos que afirman o den base a este comportamiento, aunque existen algunas actitudes comunes que son específicas de celos en los perros, por mencionar algunos escenarios como:

  • Ladra cuando te encuentras cerca del nuevo miembro familiar o mascota.

  • Intenta llamar tu atención cuando se siente olvidado o dejado.

  • Procura permanecer a tu lado, no quiere separarse en ningún momento.

  • Muestra acciones de límite hacia el nuevo miembro, por ejemplo, gruñir o sacar los dientes.

  • Si el nuevo miembro no se encuentra cerca de su territorio, tu perro actúa de forma normal.

  • Muestra total interés cuando estás con el nuevo cachorro o familiar.

  • Otra actitud muy común es esconderse, como signo de debilidad ante la nueva situación que no puede controlar.

¿CÓMO DEBES TRATAR LOS CELOS DE TU PERRO?

La importancia del adiestramiento canino y buenas prácticas son clave para que tu perro evite tener actitudes de celos durante su crecimiento y desarrollo. Si sientes que tu perro presenta celos en algunos de los escenarios que anteriormente te presentamos, sigue estos consejos:

  • No trates a tu perro como si fuera tu bebé, ya que podría presentar actitudes de miedo e inseguridad para desarrollarse de manera plena y crecer de forma independiente.

  • Enseña a tu perro algunas normas básicas de comportamiento. De ser necesario establece límites.

  • Refuerza sus comportamientos positivos con incentivos, por ejemplo, con sus snacks favoritos o su juguete preferido.

  • Procura que tu perro se socialice con otros perros y con otras personas para favorecer su convivencia y que su crecimiento emocional sea óptimo.

Y ahora, ¿de qué manera puedes controlar los celos de tu perro cuando llegue un nuevo miembro a la familia? Presta atención a los siguientes consejos:

  • Presenta de forma amistosa y positiva al nuevo miembro de la familia con el perro celoso para que de manera paulatina se acostumbre a su olor y lo acepte.

  • Brinda el espacio y la oportunidad para que jueguen y convivan, aunque es importante que no lo dejes solo.

  • Si se trata de un nuevo cachorro, incorpora un comedero, camita y juguetes exclusivos para él, ya que el perro celoso desea tener su propio espacio y artículos para no sentirse invadido.

  • Proporciona más muestras de cariño hacia el perro celoso mientras se acostumbra al nuevo miembro de la familia.

  • ¡Importante! Reparte caricias por igual para mantener la balanza canina equilibrada y evitar problemas de celos a futuro con el nuevo cachorro.

Bien dicen que cada cual es un mundo, y es así como lo reafirmamos en los perros: ellos también poseen capacidad emocional frente a situaciones que los puedan hacer sentir alegres, tristes, estresados...

De esta manera, los celos en los perros se deben detectar a tiempo para evitar problemas en familiares o en el entorno social, inclusive hacia el perro mismo. Una vez detectado el comportamiento, toma acción con tu amigo peludo para prevenir o frenar esta postura, que, en la mayoría de ocasiones, limita la convivencia sana.

Ten la firme convicción de establecer normas estrictas de comportamiento cuando la situación lo amerite. De esta manera podrás mantener equilibrada la salud emocional de tu perro, en general, procurar su bienestar.

Nos satisface que hayas llegado hasta aquí: en ADVANCE procuramos que la información que recibas sea de calidad y te sea útil en el día a día con tu mejor amigo.

Artículos que te
pueden interesar