Castrar a un perro: beneficios e inconvenientes

Es probable que te hayas planteado castrar a tu perro, pero no sabes si es del todo una buena idea o de si es lo mejor para tu compañero. Es normal que te preocupe y que te asalten pensamientos encontrados. Como sabemos que la salud de tu perro es muy importante para ti, en este artículo te contamos todo lo que necesitas saber sobre el proceso de castrar a un perro. El objetivo es ayudarte a tomar la mejor decisión para tu perro.

¿EN QUÉ CONSISTE CASTRAR A UN PERRO?

La castración es una intervención quirúrgica. Consiste en extirpar los órganos sexuales, tanto de los machos —testículos— como de las hembras —ovarios y útero—. Esta intervención se realiza bajo anestesia general. Por este motivo, tu perro estará dormido y no sentirá ningún dolor.

Es una operación de rutina y seguro. En la mayoría de los casos no aparecen complicaciones importantes.

Beneficios de castrar a tu perro

  • Al castrar a tu perro y eliminar sus órganos sexuales también desaparece el flujo de hormonas sexuales. De esta forma se evitan los comportamientos indeseados del perro en determinados momentos del ciclo reproductivo. Además, esta operación disminuye la agresividad, el temperamento inquieto de algunos perros y el hábito de marcaje.

  • Los perros se vuelven más tranquilos, tanto los machos como las hembras. Como el flujo hormonal sexual desaparece, su comportamiento se vuelve mucho más apacible.

  • En el caso de las hembras desaparecen los inconvenientes asociados al celo, como los embarazos psicológicos o el flujo sanguíneo.

  • La castración previene enfermedades que puedan desarrollarse en los órganos sexuales tanto de los machos como de las hembras. Castrar a un perro evita la aparición de ciertos tumores y el desarrollo de enfermedades de la próstata.

  • En el caso de las hembras, también se previenen los tumores en las mamas.

Inconvenientes de la castración

  • Los machos pueden volverse muy curiosos con otros machos no castrados y, a veces, estos pueden reaccionar de forma agresiva.

  • Existe más riesgo de que el perro desarrolle hipotiroidismo, displasia de cadera y ruptura del ligamento cruzado craneal de la rodilla.

  • Al tratarse de una intervención quirúrgica, siempre hay alguna probabilidad de que pueda ocurrir un problema.

  • Es frecuente que los perros castrados tengan más hambre y pueden llegar a engordar si no se les acostumbra a una rutina que fomente el ejercicio físico.

Artículos que te
pueden interesar